Fide Mirón y Almudena Torres

Almudena 2En esta segunda entrada al blog voy a contar una pequeña parte de la historia de Fide,
de cómo empezó su calvario.

Ella nació un 10 de enero de 1974 en Alicante y al tratarse de una niña, los padres
lo vivieron con muchísima ilusión al haber sido la primera niña después de dos chicos.

Nada más nacer, sus padres se alertaron puesto que manchaba los pañales con una orina muy rojiza pero los médicos no le dieron importancia.

A los 5 meses de su nacimiento toda la familia se marchó de vacaciones a Almería, ya que sus padres son andaluces y fue allí donde comenzaron a aparecerle manchas y ampollas en la piel, fue entonces cuando volvieron a casa y comenzó la pesadilla. Visitas, médicos, hospitales, pruebas que se retrasaban y el estado de Fide empeoraba así cómo
el nerviosismo y la preocupación familiar.

Después de muchas vueltas les aconsejaron que los especialistas del Hospital Clínico
de Valencia trataran a Fide y allí, el profesor Mascaró tuvo finalmente un diagnóstico: Porfiria Eritropoyética Congénita de Günther; apenas se conocía nada de esta enfermedad y los síntomas de Fide eran una anemia casi permanente, la cual combatía a través de transfusiones de sangre que las recibía por parte de su padre, Miguel,  cada 15 días y que le daban la vida; así que la anemia se combatía pero no sus heridas, que le destrozaron sus manos y su rostro y a base de muchos dolores, sus dedos y sus rasgos faciales fueron desapareciendo.

En esta imagen, Fide me muestra fotos de su infancia, con sus hermanos, sus padres cuando  aun no había perdido su rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *